Blog

SALA%20AGORA 16

¿Qué es syncplexity?

syncplexity es un modelo integral de competitividad diseñado para ayudar a la transformación efectiva de los negocios.

Como modelo, establece una pautas que permiten predecir, garantizar, el resultado que se obtendrá a partir de las acciones de transformación que realizaremos. Por su parte, el hecho de ser integral permite desarrollar una dinámica coherente de negocio, con los beneficios que este principio aportan a su sostenibilidad.

A partir de aquí, si nos planteamos por qué necesitamos transformar nuestro negocio, la respuesta es simple: porque los entornos han cambiado, están cambiando y no dejarán de hacerlo de forma acelerada. Estamos asistiendo en los últimos años al paso de unos mercados altamente competitivos a otros hipercompetitivos. ¿Cuál será la próxima transformación? Aún es pronto para decirlo, pero no hay duda de que si no adaptamos los negocios a los parámetros de la hipercompetitividad, la prosperidad a medio-largo plazo se verá seriamente comprometida.

Recuerdo que, hace ya algunos años, un taxista en Barcelona me trató con mucha descortesía. Cuando se lo hice notar, me dijo que no le importaba lo que yo (cliente) pensara, que ell@s (taxistas), tenían el trabajo asegurado. Sobra decir lo que ha ocurrido años después con la irrupción de palataformas como Uber y similares.

¿En qué consiste la transformación que propone syncplexity?

Fundamentalmente, la transformación propuesta por syncplexity consiste en pasar de un modelo basado en la oferta y promoción de productos a un modelo de prestigio. Más allá de una definición convencional, en términos de competitividad el prestigio se ha de entender como la capacidad de generar, sistémicamente, auténticos vínculos emocionales entre la marca y los clientes. Para conseguirlo es necesario disponer de un modelo que, específicamente, haya sido diseñado —y probado—para tal propósito.

El modelo syncplexity empezó a desarrollarse en el año 2001 y, desde ese momento, se ha puesto a prueba en diferentes países, muy especialmente en España y México, y en diversos sectores de negocio, entre ellos la industria, la construcción y el turismo. Desde el año 2018, el modelo se ha demostrado eficaz en la transformación del comercio minorista de diversas poblaciones, como St. Carles de la Ràpita (Tarragona) y Alcoy (Alicante).

placeholder image
SALA%20AGORA 04

Se considera un mercado hipercompetitivo aquél en el que hay muchos actores capaces de ofrecer productos similares, donde es fácil que puedan entrar nuevos actores-competidores y donde mantener la capacidad de ofrecer prestaciones únicas tiene una corta duración.

La prueba definitiva de si el trabajo está bien hecho o no, de si los vínculos son reales o no, robustos o no, nos la dará siempre el impacto que una crisis severa tenga en nuestro negocio. Si podemos sobrevivir con nuestros propios recursos, manteniendo un volumen de negocio suficiente, quiere decir que hemos generado auténticos vínculos emocionales. Si no, significará que el trabajo no está bien hecho.

Todos los establecimientos de negocio que han adoptado el modelo syncplexity han podido superar la crisis provocada por la pandemia de la COVID-19; en algunos casos, incluso se ha podido aprovechar como una oportunidad para incrementar el volumen de negocio.

Para desarrollar un modelo de prestigio es necesario introducir una serie de cambios en nuestro negocio, más o menos numerosos, más o menos profundos, en función de cuáles sean los cimientos que tengamos. En cualquier caso, será necesario que estemos dispuestos a corregir tres errores críticos que se producen muy especialmente en el sector del comercio minorista.

El primer error a corregir será dejar de querer vender cosas y empezar a ofrecer prestaciones únicas y apreciadas. El segundo, corregir el pobre apoyo en datos comerciales y financieros para la toma de decisiones, trabajando con información estructurada. Para enmendar el tercero de los errores que más afectan a la competitividad de nuestros negocios —que además es requisito para corregir el primero de los errores enumerados— tendremos que incorporar la voz del cliente a nuestro flujo de negocio. El problema es que no sabemos, ni podemos, escuchar.

image blog-article
SALA%20AGORA 34

Finalmente, hemos de tener en cuenta que el requisito ineludible para eliminar estos errores es el desarrollo personal, sin el cual no podremos utilizar plenamente el potencial del proceso de escuchar, ni desarrollar suficientemente la creatividad. La consecuencia final será que no podremos desarrollar suficiente valor añadido (prestaciones únicas y apreciadas) en nuestro negocio, ni tampoco generar auténticos y robustos vínculos emocionales marca-cliente.